Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 26 de marzo de 2018
SALUD TÉ

Compuesto del té verde podría mejorar las alteraciones del síndrome Williams-Beuren

Guardar en Mis Noticias.

Un estudio en animales muestra que la epigalocatequina-3-galato (EGCG), la catequina (antioxidante) más abundante en el té verde, puede mejorar los problemas cardíacos y cognitivos asociados al síndrome de Williams-Beuren, una enfermedad que se da en 1 de cada 10.000 personas.

Así se indica en un trabajo publicado en la revista PLOS ONE y liderado por la investigadora Victoria Campuzano, de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM).

El síndrome de Williams-Beuren es una enfermedad genética poco común, que presenta un conjunto de alteraciones neurológicas y cardíacas, y que afecta por igual a hombres y mujeres

Este estudio muestra que la EGCG puede mejorar la hipertrofia cardíaca en un modelo de ratón "que presenta la mayoría de las características neurológicas del trastorno junto con algunas manifestaciones cardiovasculares que conducen a la hipertrofia cardíaca", ha explicado Campuzano.

En el ensayo preclínico, los investigadores disolvieron extractos de té verde en el agua de bebida de los ratones, comenzando en tres periodos diferentes (prenatal, juvenil y edad adulta).

Posteriormente, realizaron diversas pruebas de comportamiento y análisis histológicos y moleculares para analizar los efectos del tratamiento.

"La EGCG es un compuesto natural que actúa mediante la estimulación de la vía de Nrf2, y lo que conseguimos es aumentar la expresión de los propios antioxidantes endógenos del organismo", ha indicado Paula Ortiz-Romero, primera autora del estudio y estudiante de doctorado en el departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF.

Campuzano ha considerado que, en conjunto, "nuestros resultados sugieren que la EGCG podría tener un efecto terapéutico y/o un papel preventivo para el síndrome Williams-Beuren, lo que nos anima a seguir investigando".

En el estudio, financiado por la Generalitat de Cataluña y el Ministerio de Economía y Competitividad, han participado otros seis investigadores de la UPF y también del IMIM.

 

La Gaceta del Gourmet • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress