Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 13 de marzo de 2018
GASTRONOMÍA PINTXOS

El campeón de pintxos de España aboga por fusionar "creatividad y tradición"

Guardar en Mis Noticias.

El cocinero Igor Rodríguez, ganador del Campeonato de España de Pintxos 2017, ha defendido la búsqueda del equilibrio ''entre la creatividad y la tradición'' a la hora de ofrecer estos platos en miniatura a un consumidor ''que cada vez busca más una cocina de sabores''.

Rodríguez ha participado en la primera jornada técnica de la quinta edición del congreso Miniature de pintxos, que se celebra hasta el miércoles en Vitoria, y ha mostrado a los asistentes la técnica de elaboración de la ensaimada de cangrejo de río con la que ganó el certamen nacional.

Para este chef donostiarra afincado desde los años 90 en las Islas Baleares, donde ha trabajado en diferentes restaurantes antes de iniciar su propio proyecto empresarial, el pintxo vive ahora "un momento de auge" en el que el consumidor opta por "una alta cocina en miniatura".

"El mundo del pintxo va derivando hacia la idea de comer de pie, con la mano. Cuantos menos cubiertos usemos, mejor. Y va hacia una cocina de sabor, de creaciones que transmitan algo", ha explicado, consciente del reto que supone "transmitir en un plato pequeño lo que se puede comer en uno grande, y ofrecer en cada bocado todos los sabores juntos".

"El consumidor cada vez demanda más una cocina de sabor, y también divertida", agrega.

Por eso, apuesta por un equilibrio "entre tradición, tecnología y sabores" en el que el plato "tenga un poquito de dulce, un toque ácido, sorprenda en la boca, con texturas crujientes y cremosas... Hay que equilibrarlo para que cada bocado transmita una cosa distinta".

Porque "la creatividad y lo tradicional nunca está reñido. El cliente puede comerse un huevo relleno de ensaladilla de gamba y pasar luego a una ensaimada de cangrejo de río. Se busca la cocina del recuerdo", pero con un modo de consumirla "más social".

"Un pintxo tiene que decirte algo, tienes que comerlo y que te transmita a un tiempo pasado, o recordarte a alguien", insiste este chef.

De ahí que para su participación en el campeonato nacional que se celebró en Valladolid optase por fusionar dos recetas, la de la ensaimada y la del guiso del cangrejo de río, mediante una receta innovadora a la que dedicó meses de trabajo e infinidad de pruebas antes de encontrar el equilibrio en todas las fases de su elaboración.

"La base era la cocina tradicional", recuerda el campeón de pintxos de España, que advierte que esta creación "requiere su técnica y su tiempo. Es una masa muy dura, con una harina muy fuerte, y hay que respetar muy bien los tiempos de fermentaciones y tener paciencia".

"El reto era hacer la ensaimada con el relleno dentro", apunta, y a pesar de las dificultades técnicas logró llevar a Valladolid un producto que sorprendió al jurado.

"Se encontraron con la textura de la ensaimada de verdad, con su sabor, con ese toque de cangrejo, un toque picante de la salsa... Fue una sorpresa, y eso fue la clave del éxito", explica.

El chef ahora está inmerso en la apertura de su propio restaurante en Baleares, un proyecto al que va a llamar "Bretxa" en homenaje al tradicional mercado de San Sebastián, y que ofertará en un par de meses una barra de nueve metros dedicada "tanto al pintxo tradicional como al de autor".

Tras la intervención de Rodríguez el campeón internacional de pintxos, el noruego Oyvind Boe Dalev, del restaurante Statholdergaarden, que ha preparado la creación con la que logró el título, bacalao noruego en crujiente de alcachofa de Jerusalén con algas.

 

La Gaceta del Gourmet • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress